Trazabilidad

Al hablar de trazabilidad nos encontramos con muchos conceptos y definiciones una de ellas la define como la capacidad de rastrear la historia, aplicación o ubicación de una entidad por medio de identificaciones y registros (ISO8402). Algunos también la definen como la capacidad de monitorear sistemáticamente productos de manera cuantitativa y cualitativa en el espacio y el tiempo. Sin duda alguna lo que no se puede negar es que involucra el movimiento de productos y el registro de información a lo largo de una cadena de suministros.

La misma se realiza para manejo de inventarios, logística y distribución de productos, controles de calidad, retiro de productos defectuosos y en muchos casos para cumplir legislaciones o regulaciones.

Conceptos Básicos

Tracking: es la capacidad de seguir el movimiento de una unidad específica, bien sea un producto o lotes de productos, a través de la cadena de abastecimiento, es necesario para conocer los movimientos en las diferentes organizaciones por las cuales debe pasar la unidad hasta llegar al punto de venta.

Tracing: es la capacidad de identificar el origen particular de una unidad y/o lotes de productos ubicados en cualquier parte de la cadena de comercialización, mediante los registros que se guarden del producto “arriba” del punto en el cual se encuentra.

Por lo tanto esto nos lleva a manejar dos conceptos de trazabilidad:

  1. Trazabilidad descendente o aguas abajo (es decir, saber de forma precisa dónde están los lotes de productos a lo largo de la cadena de suministros) para fabricantes.
  1. Trazabilidad ascendente o aguas arriba (es decir, poder seguir exactamente el origen de la mercancía y los procesos por los que ha pasado antes de llegar al punto final) para distribuidores.